«Ma io non voglio andare fra i matti», osservò Alice.
«Be’, non hai altra scelta», disse il Gatto «Qui siamo tutti matti. Io sono matto. Tu sei matta.»
«Come lo sai che sono matta?» disse Alice. «Per forza,» disse il Gatto: «altrimenti non saresti venuta qui.»
Alice nel paese delle Meraviglie, Lewis Carrol

15/12/09

diciembre

.


Me han pedido de no mirar más el cielo/
Mi hanno chiesto di non guardare più il cielo


02/12/09

Maloe

Tengo una gata que se llama Maloe y se queda dormida en los sitios mas raros e incomodos de la casa. Me pega unos sustos cuando me la encuentro sin esperarmelo en rincones del almacen, entre la estanteria polvorienta y la caja de la aspiradora, a oscuras. O en el pasillo tumbada sobre las cajas de cartón maltrecho que dejamos cerca de la puerta para que el primero que salga las tire a la basura. Tiene sofa, sillas y un columpio en la terraza. Pero ella se queda dormida y tranquila solo en los improbables rincones que nosotros menospreciamos.
Me da un poco pena cuando la veo allí, acuclillada en los sitios equivocados.
Maloe también tiene una plaga de pulgas, a pesar de los collares y las gotas que le metemos, anda rascándose todo el tiempo o dándose unas sacudidas improvisas que parece poseida. Es torpe y no consigue limpiarse bien el pelo así que no solemos acariciarla ni cogerla en brazos. Eso lo hacemos todo el rato con Melo, que es su hermano, amigo y novio y es negro, macho y guapisimo. Esa pelota de pelo negro y brillante nos espera en el sofa y es irresistible el deseo de cojerlo entre los brazos y mimarlo a cada instante. Mientras Maloe nos mira con sus ojos blancos de cristal, y parece no sentirse menospreciada por eso. Yo quiero a Maloe, me da una rara melancolía cuando la veo allí, acostada en los sitios equivocados.
Será que me recuerda a mi, y ni yo se bien explicar el porqué.
Pero esta mañana, mientras alguien estaba llorando y confiándome sus penas entre las tazas del desayuno, Maloe saltó en el banco, en el medio de las dos. Creo que quiso decirnos algo, algo que nos hiciera sentir mejor, y que ella aprende allí, dormida en los sitios equivocados.